El director Oualid Mouaness y el rol de la guerra en 1982: El año que cambió el Líbano

  • 0
  • 128 views

El cineasta aprovecha el estreno de su película en México para asegurar que “la guerra nunca es la respuesta”.

 

El ser humano es una especie profundamente bélica, lo que se ha manifestado en incontables conflictos a través del tiempo. Esto mismo ha convertido a la guerra en un tema recurrente en el cine. No uno cualquiera, sino el más explorado de todos los tiempos, plasmado además desde diversos géneros y enfoques, pero siempre con un ojo crítico que muestra lo peor y lo mejor de las personas. Una tendencia que continúa con enorme grandeza de la mano del director, guionista y productor Oualid Mouaness y su 1982: El año que cambió el Líbano.

Tal y como su título indica, la película nos traslada al Líbano de 1982, ligeramente antes de la invasión de Israel. Es así como conocemos la mirada inocente de un niño que está enamorado de una compañera de clase y cuyos debates sobre la necesidad de expresar sus sentimientos se ven interrumpidos por la guerra. Al mismo tiempo nos muestra a una maestra que se divide entre mantener la cotidianidad del aula y las preocupaciones personales que le aquejan por tener un hermano en las milicias.

El cineasta estuvo presente en una rueda de prensa en la que habló de la guerra en su cinta y dejó claro que uno de sus objetivos era mostrar la manera en que “los humanos tendemos naturalmente a querer refugiarnos en las cosas cotidianas, queremos seguir haciendo nuestras vidas normales porque es a través de nuestras vidas normales que pensamos que podemos pasar por encima de los periodos de crisis, la rutina nos hace sobrellevarlos”.

Esta decisión no fue bien vista por todos previo al rodaje, ya que “me dijeron que no lo hiciera como quería hacerlo, que era una situación muy polémica e iba a meterme en problemas, entonces les dije que esperaran a ver cómo iba a hablar de este tema porque sí iba a hablar de la guerra, pero lo haría desde una perspectiva humana. Sí iba a hablar desde los dos lados del conflicto, pero lo haría con respeto. Es interesante porque hay que pensar qué es lo que lleva a alguien a ir a la guerra. Uno va a la guerra por una convicción profunda, por una religión o también por miedo por sentirse profundamente amenazado”.

Más allá de la temática, la realización de 1982: El año que cambió el Líbano fue aún más compleja por la presencia de niños en papeles centrales. Sobre el proceso, Oualid Mouaness explicó que su trabajo con los pequeños “empezó dos años antes de filmar la película. Trabajé con un amigo mío, un dramaturgo que trabajaba con niños en talleres y diferentes clases, con él descubrí que los niños tienen un rango y una complejidad emocionales sumamente ricas, y que la riqueza de las interacciones de los niños no es necesariamente entre ellos sino con los adultos porque pueden expresar mucho sin decirlo”.

Continuó diciendo que “tuve un proceso de seis semanas durante las cuales comencé a trabajar con los niños, donde comencé a entender cuáles eran sus miedos y cuáles eran las cosas que los movían emocionalmente. Me di cuenta que debía de dejar de proyectar mi propia vida en las vidas de los niños para poder crear sus reacciones porque ellos debían crear su propia vida interna que es muy diferente a la vida de los adultos”.

Finalmente rememoró que “hay una escena de la película en la que los niños están jugando fútbol y de repente llegan tanques que van entrando, les di completa libertad de trabajar con el diálogo como ellos quisieran. Estaba planeado que los niños se paralizaran en cuanto vieran los tanques, pero llegó el talentoso actor joven que interpreta al personaje de Wissam [Mohamad Dalli] y me dijo que eso nunca sucedería en una escuela primaria y que si esos niños vieran llegar los tanques lo primero que harían sería correr hacia la reja, y claro yo estaba proyectando una imagen muy adulta de este miedo que genera parálisis mientras que el miedo en los niños puede crear curiosidad al ser muy diferente en ellos. Es muy interesante ver cómo reaccionan los niños ante el miedo porque conforme avanza la película y se dan cuenta de que el miedo es algo real, este los empieza a paralizar”.

Como no podía ser de otro modo en el contexto actual, Oualid Mouaness terminó refiriéndose a la guerra en Ucrania al asegurar que “me parece que hay algo muy triste al pensar que la historia se repite, sé que el pueblo ucraniano es muy resiliente, he visto la cantidad de armas que pueden llegar a un lugar y eso es preocupante. Me parece triste que hemos perdido la capacidad para entablar un diálogo real, hay un agresor que es Rusia y del otro lado está la OTAN con Estados Unidos, y del otro lado está el pueblo ucraniano que por más que sea resiliente está atrapado entre esas lógicas. No soy político, pero como pacifista me hubiera gustado que los políticos hicieran algo para evitar esta locura”.

Todo esto para concluir que “el mensaje que puedo dar es que la guerra nunca es la respuesta. Ucrania debería hacer lo posible para parar todo este conflicto antes de que siga escalando y es evidente que hay muchas tensiones. Me rompe el corazón. Es desgarrador cuando ocurre una guerra así”.

1982: El año que cambió el Líbano, estrena en algunos cines el 27 de mayo.

Autor

Bruce Campbell revela lo que más disfruta de sus cameos para Sam Raimi
Nota anterior Bruce Campbell revela lo que más disfruta de sus cameos para Sam Raimi
Se revela lista de artistas del soundtrack de la esperada película ‘Elvis’
Nota siguiente Se revela lista de artistas del soundtrack de la esperada película ‘Elvis’
Notas relacionadas