Duna: ¿Por qué se le considera una novela difícil de adaptar?

Duna: ¿Por qué se le considera una novela difícil de adaptar?

  • 0
  • 201 views

Frank Herbert creó una novela con mitología apasionante. E irónicamente, eso se convertiría en su maldición para llegar a la pantalla grande.

Desde sus primeros años, el cine se ha dado a la tarea de llevar a la pantalla grande historias que surgieron en otros medios. Se han hecho adaptaciones de libros, cómics, productos televisivos, e incluso sobre la vida de otras personas. Todas conllevan cierto reto, pues cada historia tiene características específicas que pueden (o no) facilitar su realización con un lenguaje cinematográfico adecuado. Entre esas historias que se consideran como una pesadilla para adaptar está Duna, la novela (y sus continuaciones) surgidas en la mente de Frank Herbert. Desde su publicación hace varias décadas, el viaje de Paul Atreides ha servido para inspirar numerosas franquicias. Y aunque muchos han querido realizar una adaptación directa de la obra de Herbert, también le tienen miedo por lo que representa.

Duna sigue la historia del planeta desértico Arrakis, la fuente de una especia cuyo poder radica en la capacidad de realizar viajes interestelares, longevidad y poderes psíquicos. Por ordenes del emperador, la administración de Arrakis es transferida de la Casa Harkonnen a la Casa Atreides. Los Harkonnen no quieren perder sus privilegios, así que deciden desterrar a Paul Atreides, hijo del Duque Leto, al duro entorno del planeta para que muere. Pero Paul no sólo es alguien a quien le han arrebatado todo. Él es la clave en la conexión de personas poderosas, importantes eventos y el futuro de Arrakis.

Aunque, en esencia, Duna es una historia de ciencia ficción y luchas por poder, no se queda sólo en los límites de su género y va más allá. En sus páginas se encuentran temas religiosos, culturales, ecológicos, y breves críticas a la humanidad, e incluso a la tecnología. Todos esos elementos permiten que la historia de Paul Atreides y su lucha por Arrakis destaquen entre muchas otras novelas con temática similar, pero también han impedido que se realicen adaptaciones del material original al pie de la letra.

Sting como Feyd Rautha en Duna, de 1984
¿Por qué Duna se considera una novela difícil de adaptar?

Para empezar, los personajes no son precisamente unidimensionales. Si bien, se rigen bajo los arquetipos de héroes y villanos, muchos de ellos caminan por una delgada línea que puede mezclar ambos roles. Paul es aspirante a convertirse en El Mesías, la figura que puede cambiar el destino de Arrakis por medio de puentes en el espacio y tiempo. Pero tener tanto poder lo lleva a una transformación importante, y el joven temeroso que conocemos en las primeras páginas (o escenas de la película) poco a poco se convierte en alguien con una moral ligeramente cuestionable. Llevar una figura así a los cines no es sencillo, especialmente si no se tiene a un buen actor o director.

Por otro lado, hay una extensa mitología a la que se le debe prestar atención para entender cómo se relacionan sus elementos. Herbert creó una serie de tribus o grupo que coexisten en los confines de Arrakis y con personalidades muy diferentes. Están los Atreides, la corrupta Casa Harkonnen, las Bene Gesserit (un grupo matriarcal que busca la preparación del nuevo Mesías), los Fremen, y la Casa Corrino, a la que pertenece el emperador. Tantos personajes complican que una adaptación le haga justicia, pues la historia en ocasiones se torna más compleja de lo esperado, y muchos han temido que eso no atraiga a las grandes audiencias.

Es cierto que, visualmente, Duna es una historia increíblemente poderosa, pero no se puede dejar de lado el increíble contenido mitológico que ofrece. De nada serviría contar con un sólido diseño de producción y grandes efectos visuales si la historia no llega con todas sus aristas.

Duna: Parte dos gusano de arena
¿Por qué Duna se considera una novela difícil de adaptar?

Su camino a la pantalla grande

En la década de los años 70, Alejandro Jodorowsky quiso llevar la recién publicada historia a los cines. Pero no contaba con la inmensa producción que requería. En el elenco se contaba con Orson Welles, Mick Jagger, e incluso Salvador Dalí, que cobraba miles de dólares por hora. $2 millones del presupuesto se fueron sólo en la preproducción de la cinta, y pronto llegó una reducción monetaria que terminó con el proyecto. No se podía contar la majestuosidad de Arrakis con tan poco dinero. Incluso Charlotte Rampling, que actualmente participa en la nueva adaptación, estuvo contemplada como Lady Jessica, la madre de Paul.

Una década después, David Lynch logró ser el primero en estrenar una película de Duna. Inicialmente, quería contar una historia de cuatro horas (para cubrir todos los aspectos), pero también se enfrentó a restricciones. Aunque muchos aprecian esa versión, también se le critica por meter muchos elementos en apenas dos horas, y por no dejar que los personajes tengan un arco definido y trascendente. No fue un desastre, pero tampoco explotó las posibilidades del material de origen.

Fue hasta 2021, casi 40 años después, que el aclamado director Denis Villeneuve estrenó, bajo sus condiciones, Duna: Parte uno. Como su título indica, sólo adaptó la primera mitad del libro escrito por Frank Herbert. Dicha medida se tomó para hacer una adaptación en forma y respetar la historia en todo su esplendor. Con $165 millones de dólares pudo crear una película muy bien recibida, que ganó 6 Premios Oscar y sentó las bases para una gran franquicia. Timothée Chalamet fue el elegido para protagonizar, y su actuación se llevó las palmas.

Rebecca Ferguson Duna: Parte dos vestuario
¿Por qué Duna se considera una novela difícil de adaptar?

El éxito obtenido derivó en una secuela, Duna: Parte dos, la cual sigue el viaje de Paul junto a los Fremen, y sus primeros acercamientos con esa figura mesiánica en la que se convertirá. Al final del día, el mundo creado por Frank Herbert encontró al talento ideal para llegar a la pantalla grande. Villeneuve tomó la historia y la contó con arrojo, pero sobre todo, con entendimiento. Y aunque realizó algunos cambios en la historia original, afirma que todo es para cumplir con la visión que el autor original tenía de la historia:

“Cuando Frank escribió el libro, y luego de que este saliera, estaba decepcionado con cómo la gente percibió a Paul Atreides. En ese momento, sintió que la gente hablaba de Paul como un héroe, y para él, era un antihéroe. Era una figura oscura. El libro era una advertencia sobre él como una figura mesiánica. Y por ello, escribió El mesías de Duna para corregirlo y asegurarse de que la gente entendiera su intención. Supe esa historia. Tuve la ventaja de leer El mesías, así que escribí la parte dos con eso en mente. Me ayudó a traer la intención inicial de Herbert a la pantalla grande”, comentó para ScreenRant.

Duna: Parte dos ya se encuentra disponible en salas de cine. ¿Listos para atestiguar lo que muchos llaman “el fenómeno cinematográfico del año”?

Descarga la app de Cinépolis y consulta la cartelera, horarios, estrenos, preventas y promociones que tenemos para ti.

Autor

  • Juan José Cruz

    Egresado de Ciencias de la Comunicación. Ama escribir, y el cine. En la redacción ha encontrado la forma de unir ambas pasiones. Ha colaborado para INCAE Business School y AstraZeneca México, redactando textos para público general y talento interno. También ha escrito y fungido como corrector de estilo para Laureate Internacional Universities, por medio de los blogs de UVM y UNITEC. Actualmente, también escribe para Cine PREMIERE.

Duna: Parte 3 – Hans Zimmer ya está preparando la música de la película
Nota anterior Duna: Parte 3 – Hans Zimmer ya está preparando la música de la película
Superman: Legacy: villanos y elenco confirmados
Nota siguiente Superman: Legacy: villanos y elenco confirmados
Notas relacionadas

Leave a Comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *