¿Hasta dónde debería extenderse la franquicia Duna? | Paloma & Nacho

¿Hasta dónde debería extenderse la franquicia Duna?

  • 0
  • 160 views

Una obra tan vasta como Duna representa interesantes posibilidades como franquicia en su transformación a la pantalla grande.

En esta entrega de “Cine a dos tiempos”, Luis Miguel Cruz profundiza en el trabajo de Denis Villeneuve adaptando el Duniverse a la pantalla grande. Analiza cuáles son las posibilidades de que la obra Dune, de Frank Herbert crezca como una franquicia inolvidable de la ciencia ficción.

***

La ciencia ficción, más concretamente, la ópera espacial, ha demostrado ser hervidero de infinidad de historias. Hablando exclusivamente del terreno audiovisual, basta con rememorar dos de las franquicias más populares e inagotables de todos los tiempos: Star Trek y Star Wars. Hace tiempo que la industria está en busca de un otro éxito cósmico que desate un nuevo fenómeno de este calibre, pero las posibilidades siempre se habían sentido remotas. Al menos hasta que Denis Villeneuve nos trasladó a los desérticos parajes de Arrakis para la adaptación de Duna

El furor era comprensible, ya que la saga literaria concebida por Frank Herbert es una de las más queridas por el público. El nerviosismo también. Dos adaptaciones de Duna que nunca conquistaron del todo a las audiencias, aunadas a las muchas otras que fracasaron en sus esfuerzos de ser realizadas. La novela que lo inició todo se había ganado el carácter de inadaptable. La incapacidad de trasladar la primera obra impresa a la pantalla invariablemente truncaba el sueño de ver películas inspiradas en las cinco secuelas escritas por el autor original. Ni qué decir de las 17 restantes que fueron redactadas por otras plumas. En conjunto, todas ellas integran el denominado Duniverse.

Al final, el director de clásicos contemporáneos del género, como La llegada y Blade Runner 2049, triunfó en donde muchos otros fracasaron. Domó una obra inadaptable como de un feroz gusano de arena se tratase. Un círculo en la franquicia que ahora se cierra con Duna: parte dos. Por eso, es comprensible que los fervientes aficionados se pregunten cuál será la siguiente decisión de su nuevo Muad’Dib. ¿Abandonar a su pueblo a su suerte o guiarlo hacia el poder del desierto con la construcción de una nueva saga inagotable?

Inmersión en Arrakis

La franquicia de Duna de Denis Villeneuve está creciendo y convirtiéndose en un hito.

Denis Villeneuve nunca ha ocultado su amor por Duna. De hecho, este fue clave para que aceptara el proyecto y, dicho sea de paso, para que fuera capaz de trasladar la compleja historia a la gran pantalla. Una ilusión que tenía desde muy temprana edad y que ahora contrasta con la realidad. Confesó en entrevista para Los Angeles Times.

“Hay una parte de la película que cuando la miro, cumple el sueño [de cuando era pequeño]. Otras partes son nuevas porque es una adaptación. Debí tomar decisiones y distorsionar realmente la realidad del libro para que encajara en un formato cinematográfico. Son emociones encontradas. Es alegría y dolor”.

Este fervor, aunado a la madurez obtenida con los años y al respeto que siente por la saga, le ha ayudado a darse cuenta que no puede dedicar de lleno su vida y su obra a la exploración de Arrakis. Fue precisamente por eso desde muy temprano en la producción de la primera parte anunció que sus planes se limitarían a llevar la novela original al cine, así como la segunda parte titulada El mesías de Dune. Una estrategia que con la que cumpliría los viejos cánones de las trilogías fílmicas. Y que daría un cierre simbólico a la figura de Paul Atreides.

Parecía un trato justo, al menos hasta la llegada de Duna: parte dos. Una obra tan memorable que ha sido elogiada hasta por los más exigentes. Como Christopher Nolan, quien la equiparó con Star Wars: El Imperio contraataca. También Brian Herbert, hijo de Frank Herbert, quien compartió en redes:

“Es gratificante ver la historia de mi padre contada con tanto cuidado. Cuando la nueva película se combina con Duna: parte uno, es, con diferencia, la mejor interpretación cinematográfica de la novela clásica de Frank Herbert, Duna, que jamás se haya hecho”.

Ahora las audiencias no pueden quitarse la sensación de que la aventura debe continuar, incluso sin la figura de Denis Villeneuve en la dirección. Parece imposible, pero no lo es. Basta con recordar el legado del autor de la obra original para confirmarlo.

Palabras del líder [nunca del mesías]

David Lynch incursionó en la franquicia de Duna con una cinta en 1984

Dune comenzó con un concepto cuyas imágenes, en su mayoría sin carne, tomaron forma a lo largo de aproximadamente seis años de investigación y un año y medio de escritura”, explicó Frank Herbert en su ensayo Dune Genesis. “La historia estaba toda en mi cabeza hasta que apareció en papel mientras la escribía. ¿Cómo evolucionó? Concebí una novela larga, toda la trilogía como un solo libro sobre las convulsiones mesiánicas que periódicamente nos sobrevienen. Demagogos, fanáticos, estafadores, inocentes y no tan inocentes espectadores, todos iban a tener un papel en el drama”. 

Esto último es clave para entender las intenciones del estadounidense con su obra. Nunca visualizó una épica sci-fi, sino una obra que plasmara la lucha por el poder que ha caracterizado al ser humano a lo largo de toda su historia. De los grandes imperios que ambicionan el mundo a los líderes que emergen para destrozar los viejos cimientos ¿y así adueñarse de todo? Una visión tan compleja que no pudo ser sintetizada en tres libros, lo que obligó a la redacción de tres más. Pero esto no fue todo.

El escritor siempre fue consciente de que sus esfuerzos serían insuficientes para plasmar uno de los dilemas más complejos en toda la historia de la humana. Fue por esto que en su momento autorizó que 43 autores redactaran una serie de ensayos para profundizar en muchos otros aspectos del universo Dune que no eran abordados por las novelas. Sus exploraciones formaron parte del canon por años. Al menos hasta que el creativo falleció y los herederos de su obra erradicaron este estatus para la redacción de nuevas historias a cargo de Brian Herbert y Kevin J. Anderson.

Más allá de los dilemas éticos, legales y narrativos de la decisión, los antecedentes expuestos dejan ver que Frank Herbert nunca contempló que su obra se limitara a su inventiva. Todo lo contrario, debía continuar, surgir de otras plumas que preservaran la labor y así llegar a nuevas generaciones. No conforme con esto, el norteamericano también parecía estar a favor de las adaptaciones siempre que estas sean respetuosas con los mensajes enviados que figuran como lo verdaderamente importante. Así lo dijo sobre la siempre polémica versión de 1984 dirigida por David Lynch:

“La historia está ahí. Salvaron la historia. Todo está ahí. Eso es lo que le preocupa al autor. Es un lenguaje diferente en esa pantalla. Y, si son hábiles y sensibles a la hora de elegir sus metáforas visuales, la historia sale de la pantalla […]. Aquí hay una metáfora que quiero que la gente entienda”.

El poder de Arrakis

Duna tiene interesantes posibilidades de convertirse en franquicia

El poder del desierto es infinito, así lo ha descubierto Paul Atreides en Duna. Entonces, ¿por qué limitar su exploración a una trilogía cuando quedan tantas historias por contar? Tramas que nos llevan de los áridos parajes al floreciente paraíso y finalmente a la destrucción cuasiabsoluta. Y esto es sólo el inicio, pues también hay ensayos y comics que ofrecen perspectivas únicas, sin olvidarnos de las enciclopedias cuyas exploraciones podrían abrir el camino a exploraciones impensables hasta por el propio Frank Herbert.

Más importante aún es el mensaje. En una época convulsa como la que vivimos, plagada de falsos profetas que buscan la adoración masiva desde la ira y el resquebrajamiento social, el mensaje de Duna parece tornarse más necesario que nunca. Porque las personas vienen y van, como el Emperador, Vladimir Harkonnen e incluso Paul Atreides, pero sus historias prevalecen y con ellas, la enseñanza de todo lo que debe hacerse para que muchas de las infamias realizadas no se repitan. Ya sea bajo la batuta de Denis Villeneuve o de cualquier otro cineasta con la capacidad para adaptar una saga inadaptable, es una historia que exige ser relatada, reflexionada y comentada. 

Palabras grabadas en piedra que ahora exigen ser inmortalizadas en el poder de la imagen que brinda la pantalla. Es por esto que Duna es una de las grandes obras literarias de todos los tiempos, mientras que su autor es visto como un maestro de la literatura universal. Pero no se confundan, que este último nunca aspiró a nada más que plasmar la realidad. Así lo dijo en 1984 tras el lanzamiento de la versión de Duna de David Lynch:

“Hay personas que quieren que sea una figura de culto e insisten en que debo ser una figura de culto”, explicó el autor en su momento. “Mi reacción ante eso es decir: ‘Ve a leer el libro otra vez’. De hecho, léelos todos, porque estaba hablando en contra de figuras de culto”.

Descarga la app de Cinépolis y consulta la cartelera, horarios, estrenos, preventas y promociones que tenemos para ti.

Autor

  • Luis Miguel Cruz Lopez

    Periodista y crítico de cine y series. Además de Cinépolis, he trabajado en varios medios mexicanos líderes en contenidos audiovisuales. Cofundador de Radix, primer y único medio especializado en animación iberoamericana.

¡El reencuentro del siglo! Así se vivió la premiere de Noche de bodas
Nota anterior ¡El reencuentro del siglo! Así se vivió la premiere de Noche de bodas
7 películas de Mark Wahlberg que demuestran su gran versatilidad
Nota siguiente 7 películas de Mark Wahlberg que demuestran su gran versatilidad
Notas relacionadas

Leave a Comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *