Lazos de vida: Esta es la historia real de Nicholas Winton

Lazos de vida: Esta es la historia real de Nicholas Winton, quien inspiró la película

  • 0
  • 915 views

La nueva biopic de Anthony Hopkins te contará los detalles reales detrás de este impactante acto de bondad que hizo Nicholas Winton.

La guerra es y prevalece como uno de los fenómenos más complejos por explorar dentro de la humanidad ¿Qué es lo que hace que dos frentes se vean en conflicto? ¿Cuál es la reacción natural de una persona ante la amenaza? ¿Por qué es que uno actúa uno como actúa ante los problemas? Pues, si bien, por más que lo parezca, no hay una respuesta concreta a estas preguntas, ya que el ser humano es tan versátil como la vida misma, la nueva película de Anthony Hopkins, Lazos de vida, buscará explorar esa idea. Inspirada en la historia real de Nicholas Winton, quien hizo una de las hazañas más humanas durante el periodo de la segunda guerra mundial, esta biopic nos adentrará en los problemas, la crítica y la intensidad que definió al mundo dentro de uno de los conflictos más grandes del hombre.

Aclamada por la crítica y esperada por el público fanático de Anthony Hopkins, Lazos de vida es una cinta biográfica dirigida por James Hawes. El proyecto, que está basado en el libro escrito por la hija de Nicholas Winton, Barbara Winton, contará la emocional, violenta y empática travesía que emprendió un joven empresario para salvar a más de 650 niños de las garras de la Segunda Guerra Mundial.

¿Quién fue Nicholas Winton?

Nicholas Winton, humanitario.
Foto: Vía Associated Press

Nacido el 9 de mayo de 1909 en el territorio de Inglaterra, Nicholas Winton, de nombre original Nicholas George Wertheim, fue un filántropo judío que vivió en una familia que, desde antes de que naciera, ya se enfrentaba a las adversidades de una sociedad dominada por el prejuicio.

En búsqueda de un futuro seguro, los padres de Nicholas, 2 años de que el joven naciera, se mudaron a Londres, se cambiaron el apellido a Winton y bautizaron a su hijo en la iglesia angelicana para poder encajar dentro de la vida británica.

Winton, como un pequeño de una familia con una buena posición económica en Europa, vivió una infancia tranquila y segura junto a sus padres. El joven, que acudió a la Stowe School, terminó sus estudios e inicio una carrera como agente de bola en su ciudad natal. Sin embargo, el futuro llamó a su puerta cuando, en uno de sus viajes vacacionales, por la época de 1938, decidió cambiar de idea y visitar las tierras de Praga a solicitud de un amigo.

“Tengo una tarea muy interesante y necesito tu ayuda. Ni te preocupes en traer skies”, fue lo que le dijo su amigo Martin Blake a la hora de pedirle que lo acompañara en su viaje.

Dentro de Praga, Blake le pidió a Winton que lo ayudara en su trabajo como integrante del comité británico de refugiados de Checoslovaquia, donde el empresario judío tuvo la oportunidad de ver ante sus ojos, y por primera vez, los indicios del conflicto mundial que se avecinaba, la segunda guerra mundial.

El plan de escape

Plan de escape de niños refugiados.
Foto: Vía Children Saved From the Nazis: The Story of Sir Nicholas Winton

Tras ver a miles de niños y familias que vivían como refugiados en Praga luego huir del sur de Checoslovaquia a causa de la guerra, Nicholas Winton no pudo quedarse sentado e inicio su plan para salvar a todas las personas que pudiera de estas pésimas condiciones de vida que sobrellevaban.

El hecho lo marcó tanto que, durante su estadía en la capital checa, Winton abrió una oficina improvisada para comenzar a conocer a toda la población de refugiados y, asimismo, empezar a cementar las opciones para sacarlos del lugar en el que se encontraban. El hecho se corrió a rumores en poco tiempo y, cuando menos lo esperó, cientos de padres refugiados acudieron a verlo para pedirle que incluyera a sus hijos en su lista de personas a salvar.

Entre sus mediaciones, además de tener que abrir una segunda oficina junto con su amigo Trevor Chadwick para atender la demanda de los padres, el empresario europeo comenzó a contactarse con las embajadas de varios países para encontrar un lugar al cual llevar a estos niños refugiados lejos de la guerra. Sin embargo, debido a las estrictas condiciones de movilización internacional por la época, solo el gobierno de Suecia y Gran Bretaña aceptaron recibir a cierta cantidad de niños.

Asimismo, cabe destacar que esta última opción de destino fue bastante rígida con los filtros de ingreso; donde las familias de refugiados tenían que hacer un abono anticipado de 50 libras, solo se podrían mandar a personas menores de 18 años, y se tendría que haber encontrado una familia que acogiera a cada niño antes de que fueran trasladados.

El logro de Nicholas Winton

Nicholas Winton, rezando.
Foto: Vía Getty Images / Michal Cizek

Finalmente, cuando el joven de 29 años tuvo que regresar a su hogar en Londres por su trabajo, continuó su misión de rescate y, tras lidiar con el gran conflicto de conseguir el permiso de traslado a través de los Países Bajos, en el ferri de Hook of Holland, Winton logró llevar a cabo su plan y llevó a los niños refugiados a Gran Bretaña.

Dentro de su primer viaje, Nicholas Winton logró organizar la salida de 8 trenes y, en 1939, alejó del conflicto nazi a 669 niños refugiados. Sin embargo, en meses posteriores, un noveno tren se había programado para salir de Praga, esto en busca de conseguir salvar a 250 niños más, pero tras los fuertes conflictos de la guerra en puerta, el tren nunca partió a su destino. Los niños del último pelotón murieron en los campos de concentración y, de acuerdo con Where Are They Now?, solo 2 pequeños lograron sobrevivir.

El legado de un humanitario

El legado de Nicholas Winton.
Foto; Vía BBC, That’s life!

Entre los detalles más enigmáticos de esta historia, los medios de comunicación internacionales afirman que, como un verdadero acto de bondad, Nicholas Winton nunca habló de su misión, por lo que, por más de 50 años, no se supo públicamente del acto del empresario británico. Fue hasta 1988 que su esposa, Grete Winton, compartió la lista de niños rescatados con la investigadora francesa Elisabeth Maxwell.

Además de reunirse con algunos de los refugiados salvados y recibir su agradecimiento, Winton fue condecorado por la reina Isabel II en reconocimiento a sus actos. Posteriormente, en 2014, su hija, Barbara Winton, escribió su historia en un libro; If It’s Not Impossible…The Life of Sir Nicholas Winton.

A un año de esto, en junio del 2015, Nicholas Winton falleció a sus 106 años de edad. Sin embargo, el acto de Winton es tan remembrado y celebrado que, con Lazos de vida, su historia llegará a ser proyectada por tercera vez en la gran pantalla.

Descarga la app de Cinépolis y consulta la cartelera, horarios, estrenos, preventas y promociones que tenemos para ti.

Autor

  • Iván Bruno Monroy

    Licenciado en comunicación, provinciano y amante del cine (comercial y no comercial). Me he desenvuelto en el ámbito periodístico a través de la redacción de notas y el fotoperiodismo durante poco más de año y medio. Actualmente, me interesa aprender y comunicar sobre los temas más relevantes de cultura y, especialmente, el séptimo arte.

Superman: James Gunn comparte primera imagen y detalles del rodaje
Nota anterior Superman: James Gunn comparte primera imagen y detalles del rodaje
Jack Black prepara su voz para la película de Minecraft, y ya hasta una canción
Nota siguiente Jack Black prepara su voz para la película de Minecraft, y ya hasta una canción
Notas relacionadas

Leave a Comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *