El futuro del romance cinematográfico | Paloma & Nacho

El futuro del romance cinematográfico

  • 0
  • 350 views

La La Land, Con todos menos contigo, Cuatro bodas y un funeral, entre muchas otras son las películas que redefinen el romance cinematográfico, ¿cuál es el futuro de este género?

Las historias en la pantalla grande exaltan las emociones y los sentimientos. El romance cinematográfico ha evolucionado a lo largo del tiempo. Se ha resignificado con los tiempos y la industria. Al respecto, Luis Miguel Cruz profundiza en esta transformación y las películas más representativas de esta evolución a propósito del Día de San Valentín.

***

Hubo un tiempo en que resultaba impensable imaginar una película, sin distinción del género, que no tuviera al menos una pizca de romanticismo. Ya fuera drama, acción, ciencia ficción o incluso terror, casi siempre había alguien cuya mera existencia motivaba a nuestros protagonistas a seguir adelante. Pero los tiempos han cambiado y todo apunta a que el romance ha muerto.

No lo decimos nosotros. Una rápida búsqueda en Internet con las palabras “romance is dead” arroja más de 600 millones de resultados. Entre los principales, hay desde libros y canciones titulados de este modo, hasta gorras y camisetas decorados con la leyenda. Dicho esto, no sorprende que el desamor también haya impactado de lleno en el cine, con producciones cuyos niveles amorosos lucen cada vez más bajos.

El futuro del romance cinematográfico_LEIA Y HAN SOLO
Empire Strikes Back (Irvin Kershner, 1980)

Las razones han sido debatidas hasta el cansancio. Se dice que las viejas nociones del romance promovidas por la ficción han quedado obsoletas e incluso hay quienes las tachan de tóxicas. Las películas principales señaladas en esta línea son las comedias románticas y los cuentos de hadas animados. Los convencionalismos del romance cinematográfico también han sido señalados por dar tramas predecibles.

Más recientemente, se ha dicho que las nuevas tendencias cinematográficas no tienen cabida para el amor, siendo los superhéroes un buen ejemplo de esto. Este último argumento suele ir vinculado a los cambios sociales. Los estudios están convencidos de los deseos por ver mujeres y hombres fuertes, no parejas que se muestren frágiles al exponer sus sentimientos. 

Si no hay un consenso generalizado, es en buena parte porque todos estos argumentos son debatibles. Así se dictado con una serie de reinvenciones que invitan a soñar con el renacimiento del romance cinematográfico.

El resurgimiento de la comedia romántica

Ligeramente Embarazada
en el romance cinematográfico
Ligeramente embarazada (Judd Apatow, 2007)

Cada vez es más común escuchar lo mal que han envejecido algunas de las comedias románticas más queridas de todos los tiempos. Al grado que hay quienes aseguran que muchas de ellas serían irrealizables en la actualidad. Los debates surgidos han invitado a pensar que los mejores años del subgénero habían quedado atrás y que este apuntaba a una inminente extinción. Al menos hasta que el público dijo lo contrario, claro está.

El siglo XXI marcó un importante punto de transición en la comedia romántica. Buscaba nuevos pilares para asentarse ante los cambios propios de la sociedad y por consiguiente de las audiencias. Los primeros cambios se dieron con un mayor empoderamiento de las protagonistas femeninas y un incremento en la fragilidad de los personajes masculinos. En este último caso pudimos ver producciones que buscaron la innovación desde la irreverencia, siendo Judd Apatow el exponente por referencia. En más de una ocasión se recayó en los convencionalismos, pero los esfuerzos por evolucionar estaban ahí.

La fuerza de las protagonistas hace la diferencia

CRAZY RICH ASIANS
_romance cinematográfico
Locamente enamorados (2018)

El primer gran paso decisivo hacia una nueva era de la comedia romántica se dio con Locamente enamorados (2018). Mejor conocida por su título en español de Crazy Rich Asians. El filme, dirigido por Jon M.Chu, sobresalió por su representación de la mujer fuerte, no sólo desde la protagonista interpretada por Constance Wu, sino desde otros personajes femeninos a su alrededor. Como los encarnados por Michelle Yeoh y Gemma Chan.

Una transición que salía a relucir aún más por darse en las tan eminentemente masculinas culturas asiáticas. Contrario a lo el título y/o los viejos tropos del subgénero podrían sugerir, el fortalecimiento simbólico no se da desde el estatus financiero ni la lucha de los sexos, sino desde la búsqueda de la dignificación personal, como muestra la partida final de mahjong.

Tampoco nos olvidemos del estelar masculino a cargo de Henry Golding, descrito en incontables ocasiones como una pareja de ensueño, pero que en ningún momento da síntomas de la masculinidad tóxica que tantas veces se ha manifestado en el subgénero. En vez de eso, la producción nos ofrece un personaje tan imperfecto como humano.

Recaudó cerca de $240 MDD con una inversión de apenas $30 MDD. Irónicamente, su éxito fue un arma de dos filos. No pasó mucho para que se anunciara la realización de una secuela, pero su estupenda aceptación saturó la agenda del director y de todos los protagonistas. Aunque el proyecto sigue confirmado, su estatus es más incierto que nunca.

El regreso triunfante de las rom-coms

ANYONE BUT YOU
Con todos menos contigo (Will Gluck, 2023)

Recientemente, en 2023 llegó uno de los mayores triunfos para la comedia romántica contemporánea: Con todos menos contigo. Es un hecho innegable que buena parte de su éxito puede atribuirse a su talentosa y muy popular dupla estelar. Compuesta por Sydney Sweeney y Glen Powell, pero limitar el fenómeno a esto sería poco más que simplista. 

Su director Will Gluck, quien ya había pasado por el subgénero con Se dice de mí y Amigos con beneficios, presenta uno de los reversos simbólicos más interesantes en toda la historia de la comedia romántica contemporánea. El cineasta resquebraja los roles con los que estas producciones han encasillado a hombres y mujeres con el fin de humanizar a su pareja central: sujetos normales con fortalezas y debilidades, miedos y virtudes.

En algunos casos, incluso los invierte para dar comicidad, pero sin caer en la caricaturización extrema, como se muestra con las fobias que el personaje masculino siente por las arañas y el vuelo. Esto último resulta especialmente interesante si consideramos que el actor alcanzó fama mundial tras su interpretación de Jake ‘Hangman’ Seresin en Top Gun: Maverick, un intrépido piloto que no manifiesta temor en ningún momento.

La película, que se mantiene en numerosas salas en diversas partes del mundo, tiene un acumulado al momento de $170 MDD. Nada mal, si consideramos que su presupuesto fue de apenas $25 MDD. Estos números dejan ver la rentabilidad de un cine que muchos daban por perdido y dicho sea de paso, la exigencia de una audiencia que quiere ver otras propuestas más allá de las superproducciones que han inundado la cartelera en los últimos años. El romance parece afianzarse como una estupenda alternativa, ya sea para reír, pero también para llorar.

El auge del drama romántico

La La Land
La La Land (Demian Chazelle, 2016)

“City of stars, are you shining just for me?”… No es de extrañar que la gran mayoría de ustedes reconozcan esta cita, pues pertenece a una de las películas más queridas e icónicas que ha dado el cine contemporáneo: La La Land (Demian Chazelle). Un musical prodigioso, pero también altamente singular por la manera en que desafió las fórmulas del género, que casi siempre conducían a un final feliz. En este caso, con los protagonistas debatiéndose sobre si luchar por su amor o por sus sueños profesionales. A casi una década de su estreno, la herida provocada por su desenlace no termina de sanar.

El drama romántico se mantiene como uno de los pilares más sólidos de la ficción. Como prueba basta recordar a Romeo y Julieta, la pareja más trágica dentro de las artes narrativas, cuyos pesares han cautivado al público por generaciones. Es por esto que su extinción cinematográfica siempre ha parecido más que imposible, pero lo cierto es que luego del fenómeno Titanic las audiencias empezaron a perder el interés por los viejos convencionalismos y la atención sólo resurgió con aquellas historias que garantizaban la identificación.

Los amores que no fueron

Vidas pasadas (Celine Song, 2023)
Vidas pasadas (Celine Song, 2023)

Como La La Land, que más allá del canto y la danza, versa sobre la incompatibilidad que pueden tener los sueños personales y los amorosos. Nosotros y ellos recurrió a una base similar, en este caso con una pareja incapaz de encontrar estabilidad amorosa ante las adversidades propias de la sociedad, lo que va de los conflictos familiares a los problemas económicos. De origen chino y con un estreno global limitado, ha alcanzado el culto y enamorado a todos los que se acercan a ella.

Si de amores inalcanzables se trata, Vidas pasadas se ha posicionado como una de las obras más celebradas de los últimos tiempos. No es para menos, pues mientras los romances fallidos pueden encontrar consuelo en el hecho de haberlo intentado. ¿Cómo afrontar aquellas relaciones que ni siquiera se concretaron? Esta es la premisa con la que Celine Song nos acerca a dos amigos que debieron ser algo más que nunca pudo concretarse por distintas circunstancias. Su reencuentro reavivará viejas llamas, pero también reabrirá heridas ante la certeza de que cualquier esperanza ha quedado atrás. Un filme independiente que ha cautivado al público desde la más pura identificación, y que invita a pensar que el futuro del drama romántico recae en el intimismo de aquellas experiencias que, en mayor o menor medida, todos hemos vivido.

¿Y si los combinamos?

Love Actually
Love Actually (Richard Curtis, 2003)

La vida no es drama ni comedia, es más bien una mezcla de ambos. La tragicomedia cerró el siglo XX con todo gracias a la multilaureada Cuatro bodas y un funeral, e inició el XXI con todavía más fuerza ante el estreno de Realmente amor, ambas con Richard Curtis como pieza clave en la producción. El último de estos títulos, respaldado por su exquisito ensamble, enamoró a propios y extraños con su ecléctica construcción que implicaba todo tipo de historias. Unas divertidas, otras tormentosas y algunas incluso absurdas. Como la vida misma. Un clásico en toda la extensión del término y que auguraba un futuro prometedor, ¿y después? 

A pesar de sus posibilidades, el híbrido ha batallado por resurgir de lleno en el gusto del público. Hemos visto chispazos como 500 días con ella, que parecía destinada a lo más alto, pero que perdió potencia con el tiempo. La carismática Emilia Clarke lo ha intentado en par de ocasiones con Yo antes de ti y Last Christmas: Otra oportunidad para amar, pero ninguna tuvo el impacto deseado. Ni siquiera Richard Curtis concretó la hazaña con Una cuestión de tiempo, entrañable, pero alejada de sus obras más celebres.

Los retos del romance cinematográfico


500 días con ella
500 días con ella (Marc Webb, 2009)

El problema no es fórmula, sino encontrar el equilibrio entre dos conceptos opuestos y por consiguiente, presuntamente incompatibles. Con los extremos gozando de buena salud y cada vez mejor aceptación, no queda más que esperar por el primer gran éxito de esta celebrada fusión. 

Hubo un tiempo en que hasta los más aficionados temían por el destino del romance cinematográfico. Es pronto para cantar victoria, pero lo visto en el pasado más inmediato sugiere que hay buenas razones para confiar en que las distintas variantes del género cobrarán cada vez más fuerza. Respaldadas además por elementos que favorecerán la identificación con las nuevas generaciones. Un retorno tan potente y casi necesario, que refuerza lo dicho por esa popular canción que tantas películas han entonado a través de los años: “todo lo que necesitas es amor”.

Descarga la app de Cinépolis y consulta la cartelera, horarios, estrenos, preventas y promociones que tenemos para ti.

Autor

  • Luis Miguel Cruz Lopez

    Periodista y crítico de cine y series. Además de Cinépolis, he trabajado en varios medios mexicanos líderes en contenidos audiovisuales. Cofundador de Radix, primer y único medio especializado en animación iberoamericana.

Dakota Johnson sorprende hablando español en premiere de Madame Web
Nota anterior Dakota Johnson sorprende hablando español en premiere de Madame Web
Guía completa para entender mejor las películas de Duna
Nota siguiente Guía completa para entender mejor las películas de Duna
Notas relacionadas

Leave a Comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *