Chicas pesadas: nostalgia, frescura y números musicales

  • 0
  • 272 views

En esta nueva versión de Chicas pesadas la trama se mueve con una fluidez distinta acompasada con números musicales y una perspectiva fresca.

Vivimos en una era de un extraño renacimiento. Películas que marcaron generaciones del pasado regresan. En algunos casos con el propósito de permitir la inclusión de sectores que en otras épocas no tenían la visibilidad que merecían (Cazafantasmas, Paul Feig, 2016). Otras, son un remake con intérpretes del momento (Nace una estrella, Bradley Cooper, 2018). También existe otra categoría en la que clásicas cintas vuelven a la pantalla grande como musicales (Wonka, Paul King, 2023). El caso de Chicas pesadas (Samantha Jayne y Arturo Perez Jr., 2024) es curioso, pues, aunque forma parte de este último grupo, tiene vida propia como una coming of age moderna. Parte del clásico de 2004, dirigido por Mark Waters y se conjuga con la adaptación musical que se presentó en teatro años después.

Más que un remake, una adaptación

Chicas pesadas no es un remake de la original

La nueva versión de Chicas pesadas no se trata de un calco de la anterior, ni tampoco de una adaptación idéntica de la obra de teatro. Es, en realidad, una mirada más fresca a la historia que este año cumple dos décadas de haberse estrenado. Una mezcla entre las escenas icónicas ―que dieron vida a las frases que conocemos y repetimos― con las coreografías y canciones que llevaron al musical a ser nominado a los Premios Tony.

En esta historia, la preparatoria sigue siendo el campo de batalla de adolescentes que luchan con sus hormonas, rumores, miedos e inseguridades. Todo esto bajo una máscara despreocupada, pero que en el fondo esconde la vulnerabilidad de crecer. A esta jungla, llega Cady Heron (Angourie Rice) desde África ―tras estudiar desde casa toda su vida― y se encuentra con un mundo más complicado del que pensó. La narración de los hechos no es a través de su voz en off, como en la versión de Mark Waters. Sino que las canciones relatan lo que pasa por la mente de los personajes.

Se diversifica la mirada, pues podemos escuchar no sólo a Cady, sino también la perspectiva de Janis, Karen y, por supuesto, Regina. Esto dota de profundidad a ciertos personajes; sin embargo, otros, como Aaron Samuels (Christopher Briney) o la señorita Norbury (Tina Fey, quien es guionista y productora de esta y la versión original), se sienten más como una marioneta de las situaciones sin espacio para desarrollar su propio viaje.

La esencia de Chicas pesadas permanece y se revoluciona

La nueva versión de Chicas pesadas tiene giros inesperados

El desarrollo en esta versión de Chicas pesadas es mucho más ágil que la protagonizada por Lindsay Lohan. Aquí, la llegada de Cady, el plan que inicia con Janis y Demian para derrocar a Regina George, y su enamoramiento de Aaron ocurren desde los primeros minutos de la cinta. De hecho, la amistad entre Cady y Regina no florece de forma natural, sino que, entre los números musicales y el cambio en la progresión de los hechos, ambas se encuentran en puntos igual del estatus quo de un momento a otro.

Sin embargo, el cambio en el ritmo también permite que se desenvuelvan, con un encanto distinto, las miradas y problemáticas de los personajes. Además de que traduce el lenguaje teatral (las coreografías, la iluminación dramática, la escenografía y letras pegajosas) a uno cinematográfico. Gracias a esta adaptación tenemos lo mejor de los dos mundos. Un relato que pone sobre la mesa la presión social de crecer con el dinamismo y fluidez del teatro musical.

Esta nueva versión de Chicas pesadas no llega para destronar a la original. Nada podría hacerlo. La interpretación de Regina George de Rachel McAdams, encantadora, pero aterradora; el crecimiento y transformación de Cady en la piel de Lindsay Lohan o la química entre Janis y Demian interpretados por Lizzy Caplan y Daniel Franzese son irremplazables. Pero, definitivamente, el trabajo de Angourie Rice, Reneé Rapp, Auli’i Cravalho y Jaquel Spivey vale la pena verse y disfrutarse bajo el lente de una nueva época, una quizá aún más dura de atravesar y sobrevivir.

***

También síguele la pista a Paloma & Nacho en los lobbies y pantallas de Cinépolis. Además, checa nuestras recomendaciones en radio y escucha nuestro podcast en Spotify y Apple Podcasts. Y no olvides seguirnos en X como @Paloma_Nacho.

Descarga la app de Cinépolis y consulta la cartelera, horarios, estrenos, preventas y promociones que tenemos para ti. 

Autor

  • Astrid García Oseguera

    Egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Se ha especializado en la escritura creativa para medios impresos y digitales desde la redacción, investigación, traducción y edición. Entre sus colaboraciones escritas se encuentran sitios como las revistas Algarabía e Icónica, la Cineteca Nacional y El ojo que piensa. Es coeditora del sitio de análisis Lumbre Cinema y programadora de la plataforma de streaming del IMCINE, FilminLatino.

Películas imprescindibles para entender la historia de la animación en México
Nota anterior Películas imprescindibles para entender la historia de la animación en México
¡Se acabaron los rumores! Selena Gómez aclaró su plática viral de los Globos de Oro
Nota siguiente ¡Se acabaron los rumores! Selena Gómez aclaró su plática viral de los Globos de Oro
Notas relacionadas

Leave a Comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *