Momentos clásicos del Óscar que hoy serían virales

Momentos clásicos del Óscar que hoy serían virales

  • 0
  • 365 views

Ya hemos visto selfies, golpes y momentos de escándalo, pero la historia del Óscar está plagada de momentos que hoy desatarían la locura de todos en las redes sociales.

 

Puede que el Óscar esté pasando por una crisis de popularidad, pero para nada tiene problemas de viralidad. Sólo en los últimos años, los Premios de la Academia se han convertido en un fenómeno del internet y las redes sociales con varios momentos que ya ocupan un lugar imprescindible en la cultura pop.

Tal es el caso de la foto en la que Ellen DeGeneres convocó a numerosas celebridades para una de las selfies más famosas de la historia; la imagen que convirtió a Meryl Streep en una versión del meme “ya siéntese, señora”; el #EnvelopGate que privó a La La Land de ser la Mejor película del año, y por supuesto el golpe de Will Smith a Chris Rock. ¡Ouch!

Fenómenos contemporáneos que invita a voltear atrás y recordar otros momentos icónicos de la ceremonia para luego preguntarnos cuáles se habrían viralizado en el entorno actual. Aquí nuestras opciones:

 

¡Oh, mierda!

No hay mejor actuación que la de alguien que pierde el Óscar y debe mantener la sonrisa ante las cámaras. Si no nos creen, pregunten a Samuel L. Jackson. Todos, incluido el propio histrión, dábamos por hecho que tenía estatuilla de Mejor actor de reparto en la bolsa por Tiempos violentos, por lo que nadie pudo creer cuando el reconocimiento fue para Martin Landau por Ed Wood.

El irreverente actor no pudo contener el desencanto, que quedó inmortalizado en un clarísimo “oh, mierda” que se leyó en sus labios. Una de las derrotas más célebres en la historia del certamen y por supuesto, un momento que habría inspirado incontables memes. ¡Casi podemos ver el comparativo con Joey Tribbiani con Friends cuando pierde un premio similar!

 

El beso

No todos los momentos virales son buenos o divertidos. En los momentos clásicos del Óscar, no podemos dejar de pensar en el beso que Adrian Brody dio a Halle Berry tras ser nombrado Mejor actor por El pianista. Fue visto como una expresión de alegría desmedida, pero hoy es recordado como uno de los momentos más infames en toda la historia del certamen, en el que la actriz no pudo sino mantener la compostura ante las audiencias de todo el mundo.

¿Cómo sería recibido en la actualidad? Casi podemos ver el video circulando en unas redes enardecidas, con toda clase de comentarios de indignación por lo acontecido. Y claro, sobra decir que la carrera del histrión estaría virtualmente terminada.

 

El discurso de aceptación que hartó a todos

Los ganadores le temen y las audiencias la critican. Nos referimos a la música utilizada para cortar todos aquellos discursos de aceptación al Óscar que se extienden más de lo debido. Casi todos la detestamos, ¡pero lo que no habrían dado por tenerla en 1943! Concretamente cuando Greer Garson fue condecorada con la estatuilla a Mejor actriz y quien externó su agradecimiento en un discurso de ¡más de cinco minutos!

La historia del cine habla de uno de los momentos más tediosos de la ceremonia, el cual habría sido más llevadero con el poder de los memes que combinaran a la galardonada con imágenes bien establecidas en el imaginario como los incontables personajes de caricatura dormidos o el previamente mencionado “ya siéntese, señora”. Seguro más de uno lo pensó.

 

Un Óscar muy… ¿blanco?

Lo que el viento se llevó momentos de escándalo en la historia del Óscar

La edición 2015 de los Premios de la Academia pasó a la historia por el dominio caucásico en las ternas histriónicas, lo que resultó en la bien conocida etiqueta de #OscarsSoWhite. Si esta crítica se disparó con tanta potencia fue en buena parte porque vivimos en una sociedad que intenta ser cada vez más equitativa.

La Academia ha batallado, pero ha tratado de sumarse a la tendencia, siendo el reconocimiento a Hattie McDaniel por Lo que el viento se llevó el primer paso para lograrlo. Sí, la entrega tuvo sus momentos polémicos e incluso desafortunados, pero también sentó un precedente con repercusiones muy positivas. Un suceso digno de la etiqueta #OscarsSoWhiteNeverAgain

 

La polémica de Marlon Brando

Son contados los que han rechazado el Óscar, pero sólo Marlon Brando lo ha hecho con tanto estilo. O mejor dicho, con polémica. Esta historia comienza en 1973 con el histrión reconocido por El padrino. Todo bien hasta ahí, pero las cosas empiezan a torcerse cuando el histrión no sube al escenario y su lugar es ocupado por una nativa americana que responde al nombre de Sacheen Littlefeather. En la actualidad, esto ya sería viral, pero las cosas no terminan aquí.

La invitada de último momento toma el micrófono y revela que el galardonado no asistió al evento a modo de protesta por el trato de las autoridades a este grupo. Aquí empiezan los debates en redes sobre si esto es cierto o no. ¡Y seguimos! Con el tiempo se revela que la mujer no era realmente una nativa americana. Aquí es entonces cuando todo estalla. Un momento de escándalo y como tal, digno de esa inmoralidad que sólo puede alcanzarse desde la red de redes.

 

El espontáneo desnudo

¿Qué hace un hombre corriendo desnudo por el escenario del Premio de la Academia? Nunca lo hemos sabido a ciencia cierta, pero el sujeto posteriormente identificado como George Opel sorprendió al mundo entero cuando hizo lo propio en la entrega de 1974. No sabemos qué sería más viral aquí: el suceso en sí, el espontáneo mostrando los dedos en señal de victoria o la compostura con la que David Niven resolvió todo: “¿no es fascinante pensar que la única risa que puede desatar ese hombre es la que genera cuando se quita la ropa y muestra sus… pequeñeces?”.

¿Qué momentos virales nos dará el Óscar 2023? ¡Lo descubriremos el 12 de marzo! Mientras tanto, revisa aquí la lista de nominados.

Autor

  • Luis Miguel Cruz Lopez

    Periodista y crítico de cine y series. Además de Cinépolis, he trabajado en varios medios mexicanos líderes en contenidos audiovisuales. Cofundador de Radix, primer y único medio especializado en animación iberoamericana.

Los Razzie, el lado más kitsch de la industria cinematográfica
Nota anterior Los Razzie, el lado más kitsch de la industria cinematográfica
Mario Day 2023 con Héctor Trejo
Nota siguiente Mario Day 2023 con Héctor Trejo