Los mejores musicales en lo que va del siglo XXI - Paloma & Nacho

Los mejores musicales en lo que va del siglo XXI

  • 0
  • 615 views

Hubo un tiempo en que el musical figuró entre los géneros más populares del cine. Pero luego de varias décadas en lo más alto, su posición empezó a cambiar como consecuencia de una fórmula cada vez más desgastada que resultaba insuficiente para cautivar a un mundo real cada vez más cruento. Muchos lo daban por muerto, pero si hay algo que nos han enseñado estas historias a través de los tiempos es que la función debe continuar. Y así fue. Luego de varios chispazos aislados, el siglo XXI ha marcado un nuevo ascenso del cine musical. Y no sólo eso, sino que es común escuchar que estamos en una nueva edad de oro del género, engalanada además por un 2021 que ha sido reconocido hasta el cansancio como el año del musical. A continuación un recuento de las mejores películas del género en lo que va del siglo XXI, en una lista que va de remakes a las apuestas más eclécticas y sin olvidarnos del cine animado. Los retamos a leer esta lista sin terminar cantando alguno de los temas de las películas aquí descritas.

Notas perfectas (Dir. Jason Moore, 2012)

mejores musicales siglo xxi notas perfectas

Las viejas fórmulas del cine musical apuntaban casi netamente a la búsqueda de un ideal. No es el caso de Notas perfectas, sobre un grupo juvenil de canto a capella integrado por chicas más bien inadaptadas, pero que lejos de intentar acoplarse a los estándares sociales, abrazan su peculiaridad como una fortaleza. Esta misma diferenciación es palpable en números musicales que renuncian a la grandiosidad musical que suele caracterizar estas obras para apoyarse de lleno en el canto vocal. Una decisión que refrescó viejos covers al tiempo que nos dejó uno de los temas más modestos y fascinantes de los últimos años como es el caso de “Cups”. Una pena que haya perdido potencia como resultado de dos secuelas de menor calidad.

En el barrio (Jon M. Chu, 2021)

mejores musicales siglo xxi en el barrio

Pasó virtualmente desapercibida por las salas de cine, pero esto no impide que En el barrio sea una de las mejores películas musicales en lo que va del siglo XXI. Una etiqueta bien conseguida en buena parte por sus aportaciones para la evolución del género. Después de todo, si La La Land resquebrajó la fórmula por excelencia de estas historias con una franca usurpación de los sueños, En el barrio se decantó por un enfoque más esperanzador al centrarse en la maleabilidad de estas mismas ilusiones. Esto con la inmersión en una unión americana claramente latina y que contrario a lo visto en West Side Story, muestra una comunidad claramente unida y que aun así batalla por definir sus expectativas en un mundo en continuo movimiento.

Todo esto beneficiado por el genio musical de Lin-Manuel Miranda, quien luego de varios años escalando posiciones para ubicarse entre las figuras dominantes del musical contemporáneo, alcanzó la cumbre en un 2021 de ensueño con cuatro proyectos de altísima calidad. Si aún dudan de ella basta decir que esta película, junto con Crazy Rick Asians, fue determinante para que Jon M. Chu se hiciera con la codiciadísima dirección de Wicked.

Frozen (Dirs. Chris Buck & Jennifer Lee, 2013)

mejores musicales siglo xxi frozen

Los clásicos animados Disney siempre contaron con canciones icónicas, pero sólo alcanzaron la etiqueta de cine musical a partir de la llamada Era del Renacimiento. La sirenita, La bella y la bestia, Aladdín y El rey león son grandes ejemplos de una tendencia que se fue desvaneciendo con los años y que sólo regresó a su pico de popularidad con Frozen.

La adaptación de La reina de las nieves de Hans Christian Andersen sobresalió por alterar las viejas fórmulas preestablecidas del estudio, pero también por la potencia de sus números musicales. Tal fue el caso de “Let It Go”, cuya letra potenciada por la teatralidad de Elsa se convirtió en uno de los temas más populares del estudio y en un auténtico himno para la comunidad LGBT que desde entonces exige una novia para la princesa convertida en reina. Mientras Disney define el futuro de la gélida fémina, Frozen sigue asentándose como una de las películas animadas más representativas de su tiempo y como uno de los musicales más brillantes en lo que va del siglo XXI.

Sweeney Todd: El barbero demoniaco de la calle Fleet (Dir. Tim Burton, 2008)

mejores musicales siglo xxi sweeney todd

El cine musical suele ser relacionado con la alegría y el colorido, ¿pero qué sucede cuando el género cae en manos de un genio gótico como Tim Burton? La respuesta, tan lúgubre como fascinante, puede apreciarse en Sweeney Todd. Se trata de un proyecto verdaderamente único que desecha toda muestra de jovialidad en pos de la desesperanza de un barbero sumido en la tragedia y urgido de venganza contra todos aquéllos que destrozaron su vida.

Sobresalió todavía más por su talentoso reparto encabezado por Johnny Depp, quien aprovecha su ecléctica personalidad para hacer gala de un talento musical pocas veces visto en su filmografía. La calidad histriónica y vocal del actor, especialmente palpable en el tema “My Friends” en el que manifiesta su amor por sus cuchillas, así como en un brutal y virtualmente perfecto tercer acto, resultaron en su segunda nominación al Premio de la Academia y en uno de los musicales más hipnóticos de los últimos tiempos.

Sing Street (Dir. John Carney, 2016)

mejores musicales siglo xxi sing street

No es un musical a la vieja usanza en el que los personajes interrumpen sus acciones para ponerse a cantar, sino un replanteamiento del género a partir de una hibridación con el dramedy y el coming-of-age. Narra la historia de un chico irlandés cuya familia se encuentra sumida en serios problemas económicos, lo que implica cambiar su escuela privada por una pública. El proceso de adaptación resulta casi imposible hasta que, ansioso por conquistar a una joven, decide crear una banda aun cuando no  tiene experiencia musical, instrumentos, ni auténticos amigos.

Su desarrollo en los 80 fue un golpe directo a la nostalgia apoyado además por algunos temas representativos de la época, mientras que su premisa sencilla y conmovedora fue determinante para la identificación de las audiencias que no tardaron en abrazarla como una de las películas más emotivas de los últimos tiempos. Marcó además la gran consolidación de John Carney, quien ya había dado muestras de su genialidad con Once (2007) y Empezar otra vez (2013).

Los miserables (Dir. Tom Hooper, 2012)

mejores musicales siglo xxi los miserables

El cine musical debe muchísimo al teatro, no sólo en sus bases, sino en su inspiración. Como prueba las incontables adaptaciones cinematográficas de las puestas en escena más importantes de todos los tiempos. Tal es el caso de Los miserables, que trasladó a la pantalla grande el exitosísimo musical de Alain Boublil y Claude-Michel Schönberg.

Más allá de su fidelidad, algo nada desdeñable si consideramos lo desafiante de la historia, la película sobresalió por el estupendo trabajo de su elenco encabezado por Hugh Jackman y complementado por Russell Crowe, Amanda Seyfried, Eddie Redmayne y Anne Hataway. Mención aparte para esta última, quien sólo necesitó unos minutos para deslumbrar con su interpretación de la atormentada Fantine, en una actuación que pasó directo a la historia del género por su desgarradora interpretación del tema “I Dreamed a Dream”. A esto sumemos la complejidad técnica añadida por el hecho de que las canciones no fueron grabadas en estudio sino en directo durante la filmación, lo que bien le ha llevado a ser considerado uno de los musicales más desafiantes de la historia.

Amor sin barreras (Dir. Steven Spielberg, 2021)

mejores musicales siglo xxi amor sin barreras remake

Steven Spielberg siempre reconoció su deseo de realizar un musical. Con más de 70 años de edad y 50 de carrera, la espera ha valido la pena. Aunque eso sí, el camino resultó demasiado pedregoso para un cineasta de su envergadura. Y es que muchos dudaron cuando la mente maestra tras títulos como Tiburón (1975), E.T., el extraterrestre (1982) y La lista de Schindler (1993) anunció una nueva adaptación de West Side Story, cuya primera versión estrenada en 1961 es considerada un clásico en toda la extensión de la palabra y un auténtico pico histórico del género. Prueba de ello son sus diez Premios de la Academia incluyendo Mejor película y que la ubican entre las cintas más galardonadas del certamen.

Comparar ambas versiones sería es un ejercicio limitado y reduccionista, pues si bien la moderna no descarta los homenajes a la sesentera –imposible no sonreír ante el regreso de Rita Moreno–, también cuenta con una esencia muy propia que desde ahora la coloca entre los trabajos más destacados de su director. Un verdadero broche de oro para cerrar un 2021 que ha sido llamado por muchos como el año del musical.

La La Land (Dir. Damie Chazelle, 2016)

mejores musicales siglo xxi la la land

Una carta de amor. Una expresión genérica, pero que fue utilizada hasta el cansancio por la crítica internacional para la descripción La La Land. Tal vez sea un cliché, pero es fácilmente perdonable por el simple hecho de que no hay mejor forma de abordar una de las películas más queridas de la última década.

Un homenaje al musical que rememora el legado de clásicos como Shall We Dance (1937), Cantando bajo la lluvia (1952) y Vaselina (1978); al romance que siempre ha acompañado al género y plasmado perfectamente por Emma Stone y Ryan Gosling cuyos Mia y Sebastian bien merecen ser considerados una de las parejas fílmicas más celebradas del cine contemporáneo, al grado que más de uno les ha considerado los sucesores de Jack Dawson (Leonardo DiCaprio) y Rose DeWitt Bukater (Kate Winslet) tras Titanic; y finalmente a los incontables soñadores que lo han sacrificado todo por alcanzar sus ilusiones en la ciudad de las estrellas. O como dijera el tema “Audition” que figura entre los más representativos del filme: “va por los tontos que sueñan”.

Chicago (Dir. Rob Marshall, 2002)

mejores musicales siglo xxi chicago

Moulin Rouge! sentó las bases de la resurrección musical, pero su regreso a la gloria sólo pudo concretarse con Chicago. La cinta cautivó por su estupenda adaptación de la puesta en escena homónima, lo que implicó un retrato peligroso, cautivador e incluso sensual de los intereses y la corrupción que aquejaron a la ciudad titular durante la llamada era del jazz. Cualidades que catapultaron al género de vuelta a lo más alto con seis Premios de la Academia, incluyendo Mejor película. Un logro que para nada debe ser tomado a la ligera si consideramos que habían pasado casi 35 años desde la última vez que un musical se hizo con la codiciada estatuilla. Los logros del género no han parado desde entonces, con cada vez más proyectos que además cuentan con el respaldo de grandísimos actores y directores. Que esta buena salud continúe así por muchos años más.

Moulin Rouge (Dir. Baz Luhrmann, 2001)

mejores musicales siglo xxi mouling rouge

Mucho se ha hablado sobre cómo el 2021 marca el punto más alto hasta ahora de la nueva edad de oro del cine musical. Pero lo cierto es que la ruta hacia este pico, de calidad y popularidad, ha sido más larga de lo que muchos podrían imaginar, al grado que lleva 20 años gestándose. Un camino que comenzó con una brillantísima Moulin Rouge.

Son muchas las razones por las que es considerada la obra cumbre de Baz Luhrmann, empezando por las flamantes actuaciones de todo su elenco y muy especialmente de su dupla estelar integrada por Nicole Kidman e Ewan McGregor. A esto se suma su exquisita transición narrativa, que va de la máxima alegría a la peor tragedia, con uno de los romances más celebrados en toda la historia del cine. No nos olvidemos de sus eternos ideales bohemios de verdad, belleza, libertad y amor. Y por supuesto su música, compuesta casi netamente por temas de alta popularidad previa y que fueron reinventados con destreza para narrar las acciones.

Fue además una revolución del género al aprovechar todo tipo de propiedades cinematográficas para desechar las viejas fórmulas teatrales en busca de una identidad propia. Algo que puede apreciarse en su edición, diseño de producción, fotografía y muchos otros aspectos que le dan una atmósfera de ensoñación cargada de metanarratividad. Un modelo tan novedoso que se sigue sintiendo fresco hasta nuestros días y que ha sido fuente de inspiración de muchos otros proyectos. Valores que le convirtieron en el primer musical nominado al Oscar como Mejor película en diez años tras La bella y la bestia, además del primero en acción real en 22 años tras All That Jazz. No ganó, pero sí que fue clave para que Chicago se coronara con la máxima estatuilla al año siguiente y recuperara la gran corona fílmica para uno de los géneros más importantes en toda la historia del cine.

Autor

  • Luis Miguel Cruz Lopez

    Periodista y crítico de cine y series. Además de Cinépolis, he trabajado en varios medios mexicanos líderes en contenidos audiovisuales. Cofundador de Radix, primer y único medio especializado en animación iberoamericana.

    View all posts
Todo sobre la tecnología de Avatar: el camino del agua y por qué te volará la cabeza
Nota anterior Todo sobre la tecnología de Avatar: el camino del agua y por qué te volará la cabeza
Florence Pugh y Rami Malek se suman a Oppenheimer de Nolan
Nota siguiente Florence Pugh y Rami Malek se suman a Oppenheimer de Nolan
Notas relacionadas