Cinco clásicos navideños del Cine de Oro

  • 0
  • 627 views

De Frank Capra hasta Orson Welles. ¡Conoce los clásicos navideños que conquistaron el cine de oro hollywoodense!

¿En qué piensas cuando escuchas las palabras “clásico navideño”? Quizá algunos recordarán películas de los primeros años del siglo XXI. Como Realmente amor (Richard Curtis, 2003) o El elfo (Jon Favreau, 2003). Otros irán más atrás, concretamente a los 90, con Mi pobre angelito (Chris Columbus, 1990) o Santa Clausula (John Pasquin, 1994) o El extraño mundo de Jack (Henry Selick, 1993). También habrá quien piense en títulos más alternativos como Gremlins (Joe Dante, 1984), El joven manos de tijera (Tim Burton, 1990) o Duro de matar (Stanley Tong, 1995). Todas, absolutamente todas las respuestas son correctas. Sin embargo, no debemos olvidarnos de esos clásicos navideños del cine de oro que lo iniciaron todo.

Nos apoyamos en el fantasma de la Navidad pasada para hacer un viaje. Uno que nos permita recordar cinco clásicos navideños del Hollywood de la Edad de Oro. Auténticas obras maestras que merecen ser repasadas en cada temporada decembrina. ¡Conócelas a continuación!

Top 5: clásicos navideños

Ciudadano Kane (Dir. Orson Welles 1941)

Ciudadano Kane, clásico navideño.

Nunca olvidemos que Ciudadano Kane, la que por generaciones ha sido celebrada como la mejor película de todos los tiempos, ¡es navideña! O algo así… La obra maestra del cine de oro de Orson Welles no gira en torno a las fiestas. Las aprovecha para potenciar sus propios mensajes. Algo que puede apreciarse en caída de la esfera de nieve con la que se enfatiza el deceso del personaje central. Así como en la trágica secuencia decembrina en la que es separado de sus padres.

Mención especial para el desenlace que nos deja uno de los giros finales más sorprendentes de toda la historia del cine. Puede que Ciudadano Kane no sea completamente navideña, pero tiene elementos y, sobre todo mensaje,s muy pertinentes para estas fechas: la riqueza pasa a segundo término cuando pierdes lo que de verdad importa.

El bazar de las sorpresas (Dir. Ernst Lubitch, 1940)

El bazar de las sorpresas, cine de oro.

James Stewart interpreta al vendedor estrella de una tienda. Margaret Sullavan encarna a una joven que aspira a arrebatarle esta posición de honor. Este problema se queda corto ante el hecho de que, sin saberlo, son amigos por correspondencia que han empezado a enamorarse el uno del otro. Un enredo que se intensifican en una época de muchas ventas y emociones como es la Navidad, lo que resunta en un clásico decembrino que nadie debe perderse.

Por cierto, ¿te suena conocido su título original de “The Shop Around the Corner”? Quizá sea porque se trata de la cinta que inspiró Tienes un e-mail (Nora Ephron, 1998), siendo el nombre de la tienda de Meg Ryan una exquisita referencia a esta maravilla navideña.

Milagro en la calle 34 (Dir. George Seaton, 1947)

Milagro en la calle 34, clásico navideño.

Casi medio siglo antes de que Richard Attenborough se hiciera con el manto de Santa Claus, Edmund Gwenn hizo lo propio en la versión original de Milagro en la calle 34. La premisa navideña es virtualmente idéntica a la del remake noventero, un anciano que es contratado de último minuto como el Papá Noel de una gran tienda departamental. Lo que no es un gran problema salvo por el hecho de que está convencido de que realmente es el hombre de rojo.

Si este clásico navideño del Cine de Oro se ha mantenido vigente hasta nuestros días es, en buena medida, por la emotividad que transmite en todo momento con su mensaje de bondad y de fe ciega. No en Santa Claus, sino en el prójimo y por consiguiente en toda la humanidad.

El apartamento (Dir. Billy Wilder, 1960)

El apartamento, cine de oro.

Posicionar El apartamento en la filmografía de un genio como Billy Wilder es difícil. Para muchos es la segunda mejor colaboración entre el cineasta y Jack Lemmon después de Una Eva y dos Adanes (1959), pero al mismo tiempo es común escuchar que se trata de su película más brillante.

Su complejidad radica en su tratamiento del dramedy al contar la historia de un empleado que presta su apartamento a sus superiores para que tengan relaciones extramaritales, ignorante de que eventualmente terminará enamorándose de una de las chicas en cuestión. Una que es interpretada por la siempre memorable Shirley MacLaine.

Buena parte de las acciones de este clásico se desarrollan entre la Navidad y el Año Nuevo, lo que incluye una tierna cena de pasta a la raqueta que bien merece ser ascendido como un platillo imprescindible de esta temporada.

¡Qué bello es vivir! (Dir. Frank Capra, 1946)

Qué bello es vivir, clásico navideño.

Para muchos, el clásico navideño por excelencia. No esperábamos menos de una genialidad que combina los talentos de Frank Capra y James Stewart en una de las tramas más entrañables de todos los tiempos.

La cinta nos introduce con un hombre que ha perdido toda esperanza. Una crisis que se acentúa en la Navidad, lo que le ha motivado a suicidarse. Al menos hasta que un ángel ansioso por ganarse sus alas le convence al mostrarle lo mucho que ha influido para hacer del mundo un lugar mejor.

Una obra del Cine de Oro imprescindible para las fiestas, pero también para cualquier día de bajón emocional. No por nada se trata de uno de esos clásicos imperecederos que siguen resonando con gran fuerza en el gusto y el corazón de las audiencias.

***

También síguele la pista a Paloma & Nacho en los lobbies y pantallas de Cinépolis. Además, checa nuestras recomendaciones en radio y escucha nuestro podcast en Spotify y Apple Podcasts. Y no olvides seguirnos en X como @Paloma_Nacho.

Descarga la app de Cinépolis y consulta la cartelera, horarios, estrenos, preventas y promociones que tenemos para ti.

Autor

  • Luis Miguel Cruz Lopez

    Periodista y crítico de cine y series. Además de Cinépolis, he trabajado en varios medios mexicanos líderes en contenidos audiovisuales. Cofundador de Radix, primer y único medio especializado en animación iberoamericana.

¡Más pérdidas! Disney tendrá que pagar multa por el live-action de La bella y la bestia
Nota anterior ¡Más pérdidas! Disney tendrá que pagar multa por el live-action de La bella y la bestia
¿Qué significa que el Mickey Mouse original pase a dominio público?
Nota siguiente ¿Qué significa que el Mickey Mouse original pase a dominio público?
Notas relacionadas

Leave a Comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *